image

Historia

En esta playa inició el viaje de mi vida, en estas aguas inició la travesía de mi amor, fue una travesía con sol, fue una travesía con luna, fue una travesía con todo, pues navegué Ana Luisa, en la infinidad de tu amor

Los susurros de amor son todo lo que se puede escuchar a través de las arenas del tiempo, uniendo las almas atadas una vez más.

image

Como en el caso de Luis y Ana, el destino los encontró, los citó y los unió en las blancas arenas de la Bahía de Kantenah.

Su hermoso velero “Sinfinita (Endless love)”; sin saberlo, los trajo a casa, a la bahía de arena.

Dormida románticamente bajo las estrellas, escuchando los suaves vientos que acarician las palmeras, Ana escuchó a Luis pronunciar suavemente las palabras “un día te daré esta bahía".

image

Como en un abrir y cerrar de ojos se encontraron en la bahía de Kantenah, el telón de fondo de su propia luna de miel se abrió. Y fiel a su palabra, la bahía de Kantenah se convertiría en su regalo de bodas.

En un recuerdo duradero ambos construyeron la Capilla “Del Viaje"; albergando todas las religiones de amor, continuando con su legado a través de los corazones de muchos de los reunidos en su capilla.

Cuando las arenas del tiempo les pidieron que volaran una vez más, se esparcieron cenizas en los 3 corazones de su vida. La selva de Kantenah, las aguas cristalinas de la bahía y finalmente la capilla del amor.

La playa
Evento

Y hasta el día de hoy la Sinfinita se mantiene vigilando la bahía, y su energía le da a todos la bienvenida a la Bahía de Kantenah.